Avenida la Vila Joiosa, 10 Edif. Altamira, Loc. 1 03502 Benidorm - Alicante

Actualidad

22/12/2016

De los faraones egipcios a Carrier: historia del aire acondicionado

De los faraones egipcios a Carrier: historia del aire acondicionado

En estas empresas de climatización en Valencia nos encanta saber el origen y evolución de los objetos y servicios que vendemos y aquí te vamos a explicar cómo surgió este maravilloso invento que nos ayuda a combatir el calor y el frío. 

Qué poco podrías imaginarte que miles de años atrás, estas empresas de climatización en Valencia consistían, en realidad, en miles de esclavos egipcios que trasladaban a diario mil toneladas de rocas descomunales desde los palacios de los faraones al desierto como sistema de aire acondicionado.

Sí, has leído bien. Hace miles de años que los egipcios inventaron su propio sistema de aire acondicionado. En Egipto los días pueden rebasar los cuarenta grados, pero las noches son muy frías. A sabiendas de este factor climático, para mantener frescos a sus faraones, cada día miles de esclavos egipcios trasladaban las piedras de sus templos al desierto para que se enfriaran.

De madrugada, las devolvían de nuevo al palacio del faraón, de modo que estos semidioses podían disfrutar de una temperatura al día que rondaba los 24 placenteros grados mientras que en el exterior la gente sufría un calor insoportable.

Pero no fue hasta principios del siglo XX que un joven ingeniero llamado Carrier se empeñó en encontrar una solución con la que un impresor de Brooklyn pudiera imprimir en color sin que se le desfigurasen los trazos por las variaciones de la temperatura ambiente.

Ideó un sistema de tubos enfriados con el que podía controlar la temperatura ambiente, y de rebote acabó patentando lo que se conoce como el verdadero nacimiento del sistema carrier de aire acondicionado.

En Climalgar tenemos mucho que agradecer a este señor ya que, sin saberlo, supuso un avance cualitativo en nuestra calidad de vida porque podemos disfrutar tanto del aire fresco en verano como del calor en invierno. ¡Todo ello, sin tener que mover mil toneladas de rocas!